Noticias por Sectores / Vacuno

APAG EXTREMADURA ASAJA pide que la vacuna de la lengua azul no sea obligatoria para el ganado vacuno

30 marzo, 2015 | Publicado en Actualidad , Vacuno

Al contrario que el ganado ovino, que es donde ataca fundamentalmente la enfermedad, los efectos de la vacunación son más negativos que positivos

Los ganaderos extremeños han hecho llegar a APAG EXTREMADURA ASAJA su gran preocupación ante el decreto nacional de obligarles a vacunar al sector vacuno contra la enfermedad de la lengua azul. Al contrario de lo que ocurre con el ovino (que es donde esta enfermedad realmente ataca y por lo que sí apostamos desde el principio por su vacunación), los efectos contra el vacuno serían mucho más negativos que positivos.
Esto ocurre fundamentalmente por dos cuestiones. La primera es que la lengua azul apenas tiene incidencia alguna en esta especie (como se comprobó en la región con el desarrollo de la enfermedad con los seropositivos 1 y 4 en la anterior incidencia hace siete años). Y en segundo lugar, por los graves efectos secundarios que produce en las vacas la vacunación, con unas consecuencias muy perjudiciales, como son los problemas de fertilidad, malos partos y ceguera, etc. Además, el resto de vacunación obligatoria que se suministra a los ejemplares de forma habitual en el programa vacunal, al ser tan fuerte la de la lengua azul, queda completamente sin efecto.
En el año 2008, según los datos oficiales de la propia Consejería de Agricultura, el número de explotaciones ovinas afectadas en Extremadura por la lengua azul fue del 92,4% (96,7% en la provincia de Cáceres y 81,64% en la de Badajoz), con el resultado de 95.714 ovejas muertas y 83.358 gravemente enfermas. En total, fueron 3.335 explotaciones afectadas con un censo afectado de 1.853.873 ovejas. Sin embargo, el desarrollo de la enfermedad en el sector del vacuno fue prácticamente inexistente y sin ninguna incidencia importante.
Sólo con estos datos está dicho todo. La decisión de obligar a vacunar, por tanto, en el sector del vacuno es contraria a cualquier lógica, por el riesgo que supone y porque no hay ningún tipo de beneficio, por lo que instamos a la Consejería de Agricultura a que defienda los intereses de los ganaderos extremeños y reivindique al Ministerio de Agricultura en Madrid que deje sin efecto y rectifique este decreto nacional obligatorio y se posibilite al ganadero su libre elección de vacunar o no, según su criterio, a sus ejemplares.